¿Qué es una lámpara para cultivo de interior?

¿Qué es una lámpara para cultivo de interior?

Publicado:19 Mar 2021

Las lámparas de alta presión HID se usan en la horticultura desde hace más de medio siglo. Aunque la tecnología LED es más reciente y eficiente, las lámparas HID han ido progresando mucho en todos estos años. Actualmente, el uso de lámparas HID, especialmente las HPS, son las más usadas en cultivos técnicos. Aunque las grandes ventajas de eficiencia energética y un espectro de luz a medida, hacen que la tecnología LED sea una opción a considerar.

Cómo funciona una lámpara para cultivo de interior

El funcionamiento de las lámparas para cultivo, sean de interior o invernadero se componen de un tubo de descarga, que en su interior poseen una mezcla de diferentes gases que al paso de los electrones generan radiación electromagnética en forma de luz.

Para que esto se produzca, estas lámparas necesitan un balastro para iniciar el encendido. Durante el encendido, que dura escasos milisegundos, la lámpara recibe una descarga entre 2500 y 5000 voltios. Esta descarga convierte el gas en conductor, para luego bajar al voltaje normal de funcionamiento.

La importancia de una buena iluminación en el cultivo de interior

En el proceso de fotosíntesis, la luz juega un papel muy importante. Cuanta mayor sea la intensidad de la luz, la planta necesitará más nutrición en sus raíces y dióxido de carbono en el aire. La luz es como el acelerador en el desarrollo de la planta.

Para obtener el máximo rendimiento de una cosecha, se requiere una adecuada iluminación.

Un sistema de iluminación artificial correctamente diseñado aporta un gran valor a la producción, permitiendo cultivar la variedad elegida durante todo el año.

Una correcta iluminación en los cultivos requiere considerar 3 aspectos importantes.

Intensidad.
Dependiendo del tipo de cultivo, las lámparas deberán tener la potencia adecuada para adaptarse a las necesidades de la planta y el área de cultivo. Los requerimientos para Tomate son diferentes a los necesarios para Flores.

Fotoperiodo.
En el caso de plantas fotodependientes, dependiendo de la cantidad de horas de luz de una intensidad correcta, se controlará las fases del cultivo, desde estados Vegetativos a estados de Fructificación o Floración.

Espectro.
No todas las tecnologías de lámparas de alta presión son iguales en color. Sus diferentes espectros de color condicionan la morfología de la planta y por tanto su producción. Elegir el espectro adecuado en las diferentes fases de cultivo de la planta favorece la producción y la calidad de la cosecha.

¿Cómo iluminar nuestro espacio de cultivo?

La distribución de los equipos de iluminación en los espacios de cultivo es un punto crítico para obtener el máximo rendimiento de la cosecha.

Estos espacios de cultivo han de estar homogéneamente iluminados. Evitando que unas plantas reciban más cantidad de luz que otras. Para ello, cuanto más altos están los equipos de iluminación, mayor será la homogeneidad y menor la intensidad. Por el contrario, si acercamos mucho las lámparas a las plantas obtendremos una alta intensidad pero habrá menos homogeneidad donde no todas las plantas recibirán la misma intensidad por igual.

¿Cuánta luz necesita tu cuarto de cultivo?

Es importante destacar que en agronomía, la intensidad de la luz se mide en micromoles por segundo por metro cuadrado µmol/s/m² o PPFD.

La cantidad de PPFD indica la cantidad de µmol que recibe una superficie de 1 metro cuadrado a cada segundo.

Dependiendo del tipo de cultivo la intensidad requerida es diferente:
Tomate: 150 – 360 PPFD
Pepino: 115 – 355 PPFD
Pimiento: 115 – 325 PPFD
Rosas: 165 – 355 PPFD
Crisantemo: 100 – 225 PPFD
Fresa: 65 – 145 PPFD
Cannabis Medicinal en proceso Vegetativo: 275 – 575 PPFD
Cannabis Medicinal en proceso de Floración: 600 – 1000 PPFD

El número de lámparas que se necesita en un cultivo dependerá de la superficie del mismo, y del tipo de lámpara usadas así como el objetivo de rendimiento de cosecha.

Iluminación durante el crecimiento en cultivo interior

El proceso vegetativo, también llamado ‘crecimiento’, en plantas con fotoperíodos cortos, se produce cuando la planta recibe más hora de luz al día que en su proceso de floración.

Al ser mayor el número de horas, la intensidad de la luz puede ser menor, de ahí que los equipos de iluminación usados en cultivos permitan regular su intensidad, para así adaptarlos a las fases de la planta.

Iluminación durante la floración en cultivo interior

El proceso de floración o fructificación de las plantas con fotoperíodos cortos, se produce cuando el número de horas de luz es menor al proceso vegetativo.

El proceso fotosintético es más exigente y el número de horas de luz es menor. Por lo que las necesidades de intensidad son mayores.

Tipos de lámparas para cultivos de interior

Las lámparas se pueden clasificar por su tecnología o por su conexión.

Tecnología:
HPS. Alta presión de sodio. Son las más usadas y las que ofrecen una mayor intensidad con un menor consumo energético, son más eficientes. Potencian los procesos de floración por su mayor cantidad en rojos
MH. Halogenuro metálico. Energéticamente son menos eficientes. Son usadas en procesos de germinación de semillas y en procesos vegetativos ya que aportan mayor cantidad de azules.
CMH. Halogenuro metálico cerámico. Esta tecnología es la más reciente, y aunque no alcanza la eficiencia energética del HPS, sí tiene un espectro equilibrado entre azules y rojos, siendo adecuadas en cultivos de ciclo completo.

Conexiones
DE. Double Ended. Son lámparas de doble terminal que usan el portalámparas K12X30s. Habitualmente usado por lámparas de 1000W que se instalan en luminarias.
Conexiones DE
E40. Son lámparas con portalámparas roscado. Habitualmente usado en lámparas de 600W.
E40
PGZX18. Usado habitualmente en lámparas CMH de 315W
PGZX18

Cómo escoger la mejor iluminación para un cultivo

No todos los cultivadores tienen el mismo manejo de cultivo, ni todos tienen las mismas exigencias. Esto condiciona el nivel de inversión económica asignado a cada proyecto.

Por suerte existen varias soluciones tecnológicas, con diferentes niveles de inversión. Por lo que hay varias opciones a elegir.

En términos generales, elegir correctamente la mejor iluminación, implica escoger las lámparas, reflectores y balastros más eficientes, tanto energéticamente como en su diseño.

Hoy por hoy las luminarias de 1000W y las lámparas Double Ended son la mejor alternativa ya que reúnen todas estas características con nivel de inversión moderado.

Aunque por múltiples razones los equipos de iluminación LED han conseguido unos resultados superiores con un consumo energético menor aún, eso sí, con un nivel de inversión muy superior.

Mejores lámparas para cultivo de interior

Son múltiples las opciones de lámparas. Que dependerá del área, la planta y el objetivo de cosecha.

Para uso en pequeñas áreas de cultivo y con pocas exigencias de producción el uso de CMH es más indicado, aunque tiene menos eficiencia energética que el HPS, pero ofrece un mejor espectro de luz que ayuda a obtener un fruto de mayor calidad y de menor peso.

Para el uso en grandes áreas de cultivo, donde la productividad es lo más importante, elegir sistemas de iluminación que incorporen lámparas más eficientes energéticamente es la solución adecuada. En este caso, lámparas con tecnología HPS del tipo Doble Ended, es la mejor opción.

Consejos y reglas para colocar las luces para nuestro cultivo

– Considere la potencia eléctrica máxima de su punto de suministro eléctrico. Si es necesario haga una consulta a su empresa suministradora.
– Planifique correctamente su área de cultivo, sin disponer de espacios excesivos entre las plantas, iluminar un pasillo vacío cuesta dinero.
– Elija la potencia y tipo de lámpara adecuada.
– Instale las lámparas a la altura correcta dependiendo de sus puntos de anclaje el área y el tipo de cultivo.
– Elija siempre los sistemas de iluminación más eficientes energéticamente.